Un día de muertos en Janitzio, Pátzcuaro


La verdadera esencia del día de muertos se puede vivir a flor de piel en el magnífico pueblo mágico de Janitzio, en Pátzcuaro. Lugar que ha sido inspiración para la famosa canción de Agustín Lara Janitzio y para una de las películas más taquilleras de Disney a nivel mundial Coco, la cual dio a conocer esta tradición en todo el mundo, resaltando la belleza y el misterio de éste gran lugar.

Cuando la tarde comienza a caer en Pátzcuaro y el agua del lago se funde en un hermoso color naranja, similar al cempasúchil, se forma el camino para aquellas almas que visitan a sus seres queridos en día de muertos. Almas en forma de mariposas monarca, de acuerdo a la leyenda local.

Una vez oculto el sol, el naranja del agua es sustituido por el resplandor de las velas que alumbran el oscuro camino por el lago hasta llegar a la isla de Janitzio, donde paredes blancas y rojizos techos de teja resaltan en cada calle con la luz de las lámparas, mientras el aire dulce con aroma a flores, incienso y comida envuelve tus sentidos y te arrastra al son de los cantos purépechas hasta el cementerio.

La luz resplandeciente de las velas que inunda el cementerio, te deja visualizar los diferentes colores que surgen de los arreglos florales que decoran las tumbas, invitándote a caminar entre ellas y observar las ofrendas que los familiares han decorado con los platillos favoritos del fallecido. Estas ofrendas y decoraciones también se comparten con aquellas tumbas han sido olvidadas por sus familiares.

Sin duda alguna Janitzio es un lugar al que no puedes pasar por alto en esta celebración tan especial, pues el lago que funciona como un espejo natural de la isla, crea una atmósfera de misterio que rodea el lugar y te envuelve con diferentes emociones, haciéndote sentir la magia dentro de ti.