Desde el 28 de Octubre nos visitan los muertos


Las calaveras salen de su tumba, cachúmbala, cachúmbala cachúmba-la…cuando el reloj marca las… ¿las 12:00 pm del 28 de octubre?

Así es…esta canción famosa nos ha dado información inexacta, puede que tengamos que arreglarla para que no sólo cante sobre las aventuras de una noche de las calacas, si no que podamos divertir escuchando lo que hacen por casi 6 días.

En lo que imaginamos qué versos le añadiríamos para hacerle justicia a la semanita que los difuntos pasan con nosotros. Te platico que según la tradición los difuntos comienzan a llegar a mediodía el 28 de octubre, y es por eso que recomiendan colocar el altar desde ese día.

¿Por qué llegarían desde el 28 si lo mero bueno es el 2 de noviembre? Pues, ¡porque son mexicanos! Pero más allá de la necedad o de nuestro “privilegio” mexicano que nos permite hacer este viaje desde el más allá, inicia todo ese día porque se tiene la creencia de que cada día van llegando los difuntos de acuerdo a cómo murieron. Así que aquí te va el rápido listado de cómo van llegando las ánimas, desde mediodía del 28 y cada 12 horas para estar aquí listas para el Día de Muertos:

  • 28 de octubre: llegan las ánimas que murieron a causa de un accidente o por una muerte repentina o violenta.
  • 29 de octubre: hay quienes opinan que no se conmemora alguna muerte en peculiar pero otros creen que se recuerda a aquellos que murieron ahogados.
  • 30 de octubre: reservado para ánimas que no tienen familiares que los recuerden, así como las ánimas de huérfanos o criminales.
  • 31 de octubre: aquellos que se encuentran en “el limbo” que no pudieron nacer o recibir el bautismo.
  • 1 de noviembre: llegan las ánimas de los niños o “angelitos”.
  • 2 de noviembre: es la llegada de los adultos difuntos.

Aunque esto no es regla de ninguna región, cada zona del país tiene sus días y habrá algunos que no conmemoren alguna muerte en particular y consideran la llegada de los difuntos hasta el 1 o 2 de noviembre. Sea el día que se comience a honrar, todos coinciden en que es una época llena de nostalgia y alegría por el retorno de nuestros difuntos.